Menú

Delito de Tráfico de Drogas

DELITO DE TRÁFICO DE DROGAS

El tráfico de drogas es un problema al que se enfrenta la sociedad sobre todo en horario nocturno en ciudades o barrios de ocio. Varios ejemplos de desmantelamientos por la policía han sido conocidos estos últimos años, como en el Carnaval de Sitges de 2018 cuando la policía detuvo a 16 personas relacionadas con el tráfico de drogas en una discoteca; o en 2019 en Castelldefels cuando se detuvo a un narcotraficante con cinco kilos de cocaína en su domicilio.

Estos delitos sobre estupefacientes se encuentran en el capítulo III del Código Penal, donde se describen los delitos contra la salud pública.

El artículo 368 regula el delito de tráfico de drogas y estupefacientes, identificando las acciones que constituyen delito. Estas son: el cultivo, la elaboración, el tráfico, la realización de promoción o la facilitación del consumo ilegal o la posesión. Este crimen es castigado con la pena de prisión de 3 a 6 años y con una multa del tanto al triplo del valor de la droga que se encuentre.

Es importante la distinción de la persona y del lugar en el que se realiza el delito, puesto que si ha sido en un local en horario abierto al público y el autor ha sido el responsable o el empleado del mismo, se incurriría en un agravante, pudiendo enfrentarse dicho autor a la pena de prisión de tres años y un día a 4 años y 6 meses y la multa del tanto al cuádruplo del valor del estupefaciente.

Otras agravantes son, por ejemplo: cuando las sustancias se faciliten a menores de 18 años o disminuidos psíquicos o a personas sometidas a tratamiento de deshabituación, o cuando alguna de las acciones descritas se realice en centros docentes, establecimientos militares o penitenciarios, o cuando el culpable fuere autoridad, funcionario público, educador y obrase en el ejercicio de su cargo o profesión.

En cuanto al autoconsumo, hay que destacar que no tiene relevancia penal, aunque sí que es sancionado administrativamente. Por otro lado, el consumo compartido sí que es punible, pero puede no ser delito cuando se den unos requisitos que ha determinado la jurisprudencia, los cuales pueden ir modificándose a lo largo del tiempo o no aplicarse en su totalidad dependiendo del caso, al ser orientativos. Algunos de estos requisitos son:

  • Los consumidores han de ser drogodependientes.

  • Se ha de consumir en un lugar cerrado.

  • La cantidad de droga que se encuentre en el lugar ha de ser insignificante.

  • Se ha de consumir por un pequeño grupo y estos han de reunirse como un acto esporádico.

  • La entrega de quien ostenta la droga ha de ser gratuita o sin lucro.

Igual que existe la agravante del local abierto al público, también se pueden dar conductas insignificantes que no constituyen delito, como por ejemplo cuando no se supera la dosis mínima psicoactiva. Este es un concepto jurisprudencial, principalmente del Tribunal Supremo y aprobado después por el Instituto Nacional de Toxicología, e indica la cantidad mínima de una sustancia química que tiene efecto en el organismo, y va a depender del estupefaciente del que se trate y de la persona que realice el acto.

Todas estas circunstancias tienen su fundamento en que el bien jurídico protegido es la salud pública, entendida como la salud del conjunto de los miembros de la sociedad de que se trate, no solamente hay que tener en consideración la salud individual de la persona que consume la droga o el estupefaciente.

Abogado en Sitges- Drogas

error: Content is protected !!
WhatsApp WhatsApp
>