Menú

Mitos Sobre La Violencia De Género: Las Denuncias Falsas

Artículo 1 de la LO 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género define la violencia de género como “toda aquella violencia que se ejerce sobre las mujeres por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de efectividad, aun sin convivencia”.
A pesar de las reformas legislativas para empoderar y proteger a las mujeres que sufren este tipo de violencia, existen estereotipos, ideologías y pensamientos que entorpecen la efectividad de las leyes e incrementan el feminicidio.
Los falsos mitos que rodean a la violencia de género son creencias estereotípicas, generalmente falsas, pero sostenidas amplia y persistentemente, y sirven para minimizar, negar o justificar la agresión a la pareja. Entre los falsos mitos encontramos:

LAS DENUNCIAS FALSAS
Según el periódico El Mundo, la Fiscalía General del Estado ha subrayado el escasísimo porcentaje de denuncias falsas por violencia machista. Entre los años 2009 y 2016 se registraron un total de 79 denuncias falsa frente a las 1.055.912 denuncias presentadas. Este porcentaje, mínimo y escaso, desvirtúa las voces que se alzan en torno a la prevalencia de denuncias falsas en materia de violencia sobre la mujer.
Asimismo, de las 62 mujeres asesinadas en 2015, sólo 14 de ellas habían interpuesto una denuncia.
Sin embargo, un tema muy recurrente tanto por la sociedad, los medios y los propios agresores es el tema de las denuncias falsas; denuncias cuya finalidad no es contar una realidad sino incriminar a sus parejas y obtener los beneficios penales y civiles que se derivan de las sentencias estimatorias.
Por consiguiente y a raíz de esta creencia, muchas víctimas de violencia de género no denuncian por miedo a las posibles represarías que ello les vaya a suponer, por miedo a que sean absueltos, por miedo a que no las vayan a creer.
Cabe decir, que denunciar es uno de los pasos más difíciles a los que se deben enfrentar las víctimas, sin embargo, no están solas y gozan de todo un sistema de apoyo que les ayudará en el proceso judicial, que las empoderará, pero para ello, es esencial que las propias víctimas sean conscientes del momento que viene y estén dispuestas a luchas por salir de ese círculo y volver a vivir sin miedo.
A pesar de que la sentencia sea absolutoria, no es sinónimo de que la denuncia haya sido falsa, sino que puede deberse a varias motivos; (i) la víctima se ha acogido a su derecho de no declarar, (ii) las pruebas practicadas eran insuficientes para declarar la culpabilidad del agresor.
Decir que en estos casos la denuncia haya sido falsa, es un mito que está presente entre la sociedad y que no se acerca a la realidad. Según estadísticas del 2016, extraídas de la Fiscalía General del Estado, sólo se observó un 0.018% de denuncias falsas.
Lo que se pretende es desempoderar a las mujeres, influirles miedo y temor a no denunciar; favoreciendo así el mantenimiento de la violencia dentro de la pareja.

violencia-generoOTROS MITOS RELACIONADOS CON LA VIOLENCIA DE GÉNERO
Sin embargo, no dejan de haber otros mitos que empoderan al agresor y minimizan a la víctima, mitos relacionados con el perfil de las víctimas o de los agresores, mitos en relación con la capacidad económica de la pareja o de la nacionalidad o los conocidos como neomitos. Todos ellos se basan en falsas creencias, en estereotipos que deben modificarse y cambiarse.

Por todo ello, queremos empoderar a las víctimas, sortear las creencias sociales, ya que SON MITOS Y NO REALIDADES, y que no duden en denunciar si sufren algún tipo de maltrato porque con el silencio protegen al agresor y afirman los falsos mitos.
Denunciar es un proceso largo, duro y arduo, un camino con obstáculos pero lo importante de llegar a denunciar es la sensación de alivio tras el paso del tiempo, la sensación de poder en una misma porque se ha salido de una situación violenta en donde la autoestima no existía.
Las denuncias falsas, así como el resto de creencias, no dejan de ser un instrumento de subordinación.
En AGUAR Abogados no creemos en estos estereotipos y queremos ayudarte a afrontar esta situación, a salir de ella y a encontrar una solución, una calidad de vida mejor.

error: Content is protected !!
WhatsApp WhatsApp
>