Menú

¿Necesitas Una Segunda Oportunidad En Cuanto A Tus Deudas?

Debido a esta gran crisis sanitaria que ha comportado el COVID-19, ha resultado una crisis económica inevitable, sobre todo enaltecida por el necesario estado de alarma que se ha implantado.

Muchas personas han visto disminuidos, incluso a 0 en algunos casos, sus ingresos, teniendo que afrontar deudas y gastos en total situación de insolvencia. Ante esto, cabe recordar que existe el Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social, mejor conocido como la Ley de Segunda Oportunidad.

Esta ley habilita un procedimiento para que el deudor y sus acreedores puedan llegar a un acuerdo. Este procedimiento es dividido en tres fases:

  1. Fase de acuerdo extrajudicial de pagos.

Fase obligatoria que se lleva a cabo ante notario, registro o cámara de comercio, y se nombra a un mediador para llegar a un acuerdo de pago.

Este acuerdo lo puede pedir cualquier persona física, ya sea empresaria o no, y jurídica que esté declarada como insolvente, cumpliendo con una serie de requisitos.

Para el deudor, el inicio de esta fase de acuerdo extrajudicial comporta la prohibición de gastar su pasivo injustificadamente, aunque sí podrá seguir realizando sus actividades laborales o empresariales.

Una vez realizada la reunión, el mediador dará una propuesta, que puede ser aceptada o modificada por las partes.

Al alcanzar un acuerdo extrajudicial, el deudor tiene inmunidad respecto a posteriores ejecuciones sobre deudas anteriores a la solicitud de la presente fase, pero no se extiende a las nuevas deudas.

  1. Concurso consecutivo.

Esta es una fase que se realiza en sede judicial y solamente se procede a ella si no ha sido posible llegar a un acuerdo extrajudicial. Consiste en la liquidación ordenada del patrimonio del deudor.

  1. Si el deudor es sentenciado como no culpable, procedería a solicitar el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho.

Lo que permite es que el juez perdone la deuda sin necesidad de que el acreedor consienta. Se necesita que el deudor haya actuado de buena fe.

En definitiva, la finalidad de este procedimiento es únicamente beneficiar al deudor permitiéndole deshacerse de sus deudas.

Si crees que, a raíz del confinamiento decretado, tu situación económica necesita una segunda oportunidad, en AGUAR abogados podemos ayudarte y acompañarte en el proceso.

WhatsApp WhatsApp
>