Menú

Se Puede Vulnerar el Derecho a la Intimidad Instalando Una  Cámara Falsa

¿SE PUEDE VULNERAR EL DERECHO A LA INTIMIDAD INSTALANDO UNA  CÁMARA FALSA?

Según una reciente sentencia del Tribunal Supremo (STS 3505/2019, de 7 de noviembre), el simple hecho de instalar cámaras simuladas, que no funcionen, en la fachada o en el interior de un edificio y que apunten a un tercero, constituye una vulneración al derecho fundamental a la intimidad personal y familiar, ya que nadie tiene la obligación de soportar una incertidumbre permanente acerca de si la cámara está o no operativa.

Este derecho, recogido en el artículo 18 de la Constitución Española, se ve vulnerado porque la libertad que debe tener una persona dentro de su domicilio se ve limitada. La manera de actuar de una persona que es conocedora de que hay una cámara enfocándole no es la misma que si no la hubiera.

La Sala Primera de lo Civil lo ha justificado argumentando en su sentencia de 7 de noviembre de 2019 que la existencia de dos cámaras ficticias similares a dos reales daba lugar a que el individuo se creyera observado constantemente, no solo al entrar o salir de su finca, sino en el interior de la misma, puesto que estaban situadas de tal manera que se enfocaba el jardín y las puertas de entrada y salida.

¿CÓMO SE LLEGA A VULNERAR ESTE DERECHO DEL ART. 18 DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA?

Para considerar vulnerado el derecho del art. 18 CE no es necesario que la persona afectada tenga conocimiento de que la cámara funciona o no correctamente o si enfoca hacia el interior de la vivienda. La simple sensación de intranquilidad y de vigilancia permanente provocada por éstas es suficiente para lesionar el derecho del que trata esta noticia, así lo dispone, entre otras, la sentencia del 10 de diciembre de 2010 de la misma sala.

Es importante saber que, según reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional, una cámara no puede vulnerar este derecho si graba lo mismo que puede ser observado por el ojo de una persona sin necesidad de ningún dispositivo.

Además, se exigen razones de inseguridad, riesgo o emergencia que justifiquen la instalación y orientación de las cámaras hacia una propiedad ajena para que estas sean válidas. Se debe ponderar la seguridad y vigilancia por un lado, y los derechos fundamentales de las personas por otro.

Asimismo, hay que tener en cuenta la proporcionalidad de la medida: los magistrados constitucionales han establecido reiteradamente que la constitucionalidad de cualquier medida restrictiva de derechos fundamentales viene determinada por el principio de proporcionalidad. En este caso, se entiende que el fin de salvaguardar la seguridad se podía haber conseguido sin vulnerar la vida íntima del propietario, simplemente asegurándose al instalarlas que no se comprometía tal ámbito.

Además, los ponentes declaran que, a pesar de que la Ley Orgánica 1/1982 de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen establezca en su artículo séptimo un listado de intromisiones ilegítimas, este no es un numerus clausus, sino que el ámbito de protección de esos derechos es el que viene determinado por las leyes y por los usos sociales.

EN RESUMEN

Como conclusión, si se quiere instalar una cámara para asegurar el domicilio o local legalmente, se debe ponderar entre la seguridad y la intimidad de las personas, cumpliendo los siguientes requisitos:

  • Que no se grabe o se apunte con una cámara un ámbito que no podría observarse por el ojo de una persona sin necesidad de un dispositivo.

  • Evitar provocar una sensación de intranquilidad y vigilancia permanente en el propietario del domicilio ajeno, a no ser que existan razones de inseguridad, riesgo o emergencia para grabar o apuntarle.

Asimismo, se deben tener en cuenta una serie de límites:

    • Juicio de idoneidad: ¿la captación de imágenes es el medio idóneo para conseguir el objetivo propuesto?

    • Juicio de necesidad: ¿es la videovigilancia el medio menos intrusivo?

    • Juicio de proporcionalidad en sentido estricto: ¿hay equilibrio entre los perjuicios y los beneficios?

camaras-simulada

WhatsApp WhatsApp
>